Ciudad

Teatro y Danza / Dance & Theatre

Teatro y Danza / Dance & Theatre
otro teatro en

Reportaje / Festival Clásicos en Alcalá 2017

Del 15 de junio al 9 de julio, 31 espectáculos en el Festival de Artes Escénicas de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares

 

La edición número 17 del Clásicos en Alcalá, Festival de Artes Escénicas de la Comunidad de Madrid en la cervantina Alcalá de Henares, marca el principio de una nueva etapa para esta cita con los clásicos que suele dar el pistoletazo de salida a la temporada estival de festivales.

 

Nueva etapa, nueva imagen y nuevo director, Carlos Aladro, que asume así otra gran resposabilidad que se añade a su labor como programador del Festival de Otoño a Primavera, también de la Comunidad de Madrid. Del 15 de junio al 9 de julio tendrán lugar en la ciudad complutense 31 espectáculos de 30 compañías que llegan desde Galicia, País Vasco, Catalunya, Valencia, Andalucía y Castilla y León en lo nacional, y desde Suiza y Reino Unido en el apartado internacional. Alcalá de Henarés se verá inundada, literalmente, de teatro no sólo en sus recintos escénicos, sino también en sus calles. Prueba de ello es la inauguración del festival con Entre telones, del Colectivo mmmm, que tendrá lugar en la calle de la Imagen, junto al Museo Casa Natal de Cervantes.

 

 

En el Corral de Comedias

Con la puesta en escena de Carles Alfaro para Moma Teatre de La vida es sueño (vv. 105-106) de Calderón de la Barca, arranca la programación en el Corral de Alcalá. Un montaje austero que va a la esencia del texto, con un magnífico Alejandro Saá en el papel de Segismundo. Muy en consonancia con el lema del festival, Alma de mal, la compañía Apata Teatro presenta Malvados de oro, con Daniel Albadalejo entrando y saliendo de la piel de los personajes más abyectos de nuestro Siglo de Oro. Igualmente, Borja Rodríguez, desde Andalucía con Hiperbólicas Producciones, nos invita a una Jácara de pícaros, a partir de textos de varios autores áureos.

 

Felizmente, por otro lado, esta edición del festival sirve para recuperar el solo #sobrejulieta a cargo de Carlota Gaviño (foto arriba), alma de la compañía Grumelot, junto a Íñigo Rodríguez-Claro, que dirige la pieza. Un monólogo de amor con el público, el particular Romeo de esta inolvidable Julieta. Seguimos. Uno de los platos fuertes será el Hamlet que trae desde Suiza Boris Nikitin, que transforma la obra más popular de Shakespeare en una performance documental electro-pop. Y la compañía Los números imaginarios se apoyan igualmente en Hamlet para un espectáculo inmersivo donde los espectadores participan activamente. No en vano, se llama Hamlet entre todos. Cierra la programación en el Corral Pericles, con versión y dirección de Pilar Valenciano sobre uno de los textos menos representados de Shakespeare.    

 

 

En el Teatro Salón Cervantes

En el recoleto teatro Cervantes desembarca el malvado por antonomasia del teatro, Richard III. Esta tentativa sobre el clásico de Shakespeare viene de la mano de la compañía inglesa Arcola Theatre London, con dirección de Mehmet Ergen y Greg Hicks en el papel del rey amorfo. Producciones Teatrales Siglo de Oro presenta El rufián dichoso, de Cervantes, y Julio Salvatierra ha preparado una versión familiar de Moby Dick de Melville, que presenta la compañía vasca Teatro Gorakada.

 

Asoma la danza, por fin, con Nacida sombra, un encuentro entre el baile flamenco y las grandes creadoras del Siglo de Oro, con dramaturgia del ronlalero Álvaro Tato y coreografía y dirección de Rafaela Carrasco. Volviendo a Shakespeare, los gallegos de la compañía Voadora, siempre sorprendentes, se atreven con el Sueño de una noche de verano (foto arriba). Y Alberto Iglesias une al bardo con Cervantes en El hermano de Sancho, una fantasía teatral que propone un divertimento didáctico mezclando situaciones y personajes de ambos dramaturgos. Shakespeare también, en formato payaso, con La tragiclownmedia de Romeo y Julieta, de The Clever People Company (foto abajo), y Shakespeare en el origen de las dos últimas creaciones de Alfredo Sanzol y Andrés Lima para Teatro de la Ciudad: La ternura y Sueño. La Compañía Nacional de Teatro Clásico estará presente en Alcalá con su coproducción junto a Micomicón de La judía de Toledo, de Lope de Vega, en versión de Laila Ripoll, y el explosivo tándem formado por Ernesto Caballero, Gerardo Vera y Concha Velasco presenta Reina Juana. La danza contemporánea cierra la programación en el Cervantes con Miserere, de La Phármaco.

 

 

Fuera convenciones

Clásicos en Alcalá presenta también una serie de propuestas no convencionales como La última noche de Don Juan, con Carlos Tuñón adaptando y dirigiendo la obra de Zorrilla para la noche de San Juan, en un espectáculo que tiene una duración de 8 horas. La obra más larga para la noche más corta, itinerante, recorriendo Alcalá entre hogueras del alma. Otra interesante propuesta es Please continue, Hamlet, de Roger Bernat y Yan Duyvendak. Tendrá lugar en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Alcalá de Henares y es, literalmente, un juicio a Hamlet. Los jueces, abogados y fiscales son auténticos, reclutados para la ocasión. Un actor encarnará al joven que ha matado a su tío, después de que éste hubiera matado al padre del primero.

 

Por último, no queremos dejar de destacar (al margen de la actuación de Kiko Veneno, un clásico rockero, según la catalogación del festival), la dramatización a cargo de la compañía Nao d’Amores, con Ana Zamora a la cabeza, del discurso que Andrés Laguna pronuncia en 1543 en la Facultad de Artes de la Universidad de Colonia: Europa que a sí misma se atormenta.

 

 

Cervantes como guía (Discurso de Carlos Aladro en la presentación de Clásicos en Alcalá)

Clásicos en Alcalá quiere reivindicar el legado clásico, desde una acepción del término que, a pesar de ser un lugar común, casi un cliché, quiere precisamente volver a abrazar de manera muy amplia y ambiciosa la siempre necesaria visita a ese lugar que creemos conocido, pero que siempre guarda secretos y sorpresas desconocidas. Los clásicos. Esos grandes desconocidos. Todos creemos que los conocemos, los damos por sabidos… Y precisamente, los clásicos nos sirven, de manera inigualable, para el saludable ejercicio de la relativización, de la perspectiva, de la puesta en duda de todo lo que damos por sentado, por hecho, por imposible…

 

Y en el caso de Clásicos en Alcalá, y también haciendo del tópico virtud, Cervantes vuelve a ser la guía, el referente de un legado, que queremos revisitar desde una mirada eminentemente renacentista. Al fin y al cabo, Cervantes es un paradigma de caballero cortesano del Renacimiento, al estilo de Castiglione, un sucesor de Garcilaso, de Boscán, un hombre de armas y letras, un soldado y un poeta. Y entre la guerra y la paz, la batalla y la prisión, la gloria y la ruina, en un periplo vital novelesco como pocos, nos ha regalado una de las más preclaras, lucidas, empáticas… amorosas miradas sobre la condición humana.

 

La programación de esta edición se inspira, por tanto, en una sensación, que desde el primer momento me inundó, al pararme a discernir desde donde podíamos empezar a viajar para reencontrarnos con Cervantes, y de su mano mirar con una inocencia renovada, a la condición humana del siglo XXI: y así pues, de la locura de Alonso Quijano, llegamos a un lema, en forma de aliteración: Alma de mal. El mal como condición del alma, como afección, como enfermedad, como un lugar del que siempre queremos huir, pero del que nunca terminamos de escapar… como concepto moral, y como espacio vital…

 

El teatro será incapaz, por sí sólo, de cambiar el mundo, pero es capaz como pocas expresiones de la capacidad del hombre para crear, de inspirarnos a soñar, a creer en lo inalcanzable; y como un encuentro de origen y condición ritual, como espacio religioso, es un lugar de comunicación y de comunión común en el que podemos encontrar las fuerzas para ir más allá de nuestros propios miedos, y saltar desde los gestos, los sonidos, las imágenes y las palabras de la ficción y la fantasía, a la acción, a la batalla real del día a día, en pos de los gigantes que nos pretenden hacer callar. Inspirándonos a luchar contra el mal… el que alumbramos en nosotros mismos, en nuestros rincones mas sombríos, y el que adivinamos en los oscuros callejones…

 

Desde este espíritu, hemos convocado a un numeroso grupo de artistas, a que desde sus visiones y lenguajes, nos cuenten qué ven, y cómo lo ven. Cómo son sus visones sobre el Alma de mal… Con el propósito de seguir haciendo de Clásicos en Alcalá el Festival de la Palabra en Movimiento, del inmenso legado artístico que hemos heredado, y que por obra del teatro, la danza, la música, la opera, el cine, las artes plásticas… ponemos en acción, en vida, reanimando, reviviendo, meneando a los clásicos con rigor y respeto, pero sin solemnidades ni sacralizaciones, desde el siglo XXI.

 



Añade tu comentario

Enviar comentario

Comentarios Hay 0 comentarios para este reportaje