Ciudad

Teatro y Danza / Dance & Theatre

Teatro y Danza / Dance & Theatre
otro teatro en

Entrevista

De risas con... Virginia Riezu

“La comedia siempre fue mi mejor arma para vencer mi timidez desde pequeña”

 

Por Jorge G. Palomo

 

Le iba siguiendo la pista, pero no coincidíamos nunca. Y, de pronto, durante unos días, estuve con Virginia Riezu a todas horas: en la fiesta de Buscando la comedia (para La Sala de RNE), rodando con Birdy Videos y en la gran velada de los II Premios Godoff. Sí, el destino nos tenía que unir de alguna manera. Igual que unió su vida con el humor. Porque, desde pequeña, la ‘vis cómica’ es el arma más letal de Virginia Riezu. Actriz, monologuista e improvisadora, derrocha naturalidad e ingenio. No sabemos si conseguirá sacar la tostada sin quemarse, pero seguro que próximamente le darán una serie como a sus ídolos. Se lo merece. Esta mujer es una sorpresa andante, firme defensora del choteo por bandera, prolífica en proyectos aquí y allá e incluso puntual ante la cita de Godot... ¡Bienvenida! 

 

- ¿Quién es Virginia Riezu y por qué estás en esto tan loco de la comedia?
Soy una actriz emprendedora que llegó a Madrid hace 16 años. Ya había pasado por el Club de la Comedia, pero dejé el ‘stand up’ a un lado, porque quería ser actriz. Y porque me parecía muy duro y tenía muchas inseguridades. Las oportunidades como actriz no llegaban, no las que me gustaban, y pensé que podía fabricarlas. Por eso me hice cómica. Porque quería decir mi punto de vista sobre las cosas y no sólo atenerme a un guión, y menos si ese guión no llegaba porque ciertos entes con poder decidían que no era yo. Decidí que era poderosa y que iba a hacer las cosas que me daban miedo porque la carretera de la comedia es dura cuando empiezas y porque yo misma tenía prejuicios sobre ser cómica, etiquetarme, encasillarme y que no me surgieran otras cosas. Y felizmente ha sido todo lo contrario. La comedia siempre fue mi mejor arma para vencer mi timidez desde pequeña.

 

- ¿Vivimos buenos tiempos para el humor o nos invade la corrección, amiga?
Creo que vivimos buenos tiempos porque hay muchos tipos de humor, pero a la vez se castiga esa explosión de humor que es Twitter (y las redes) si se traspasa cierta línea que cada uno pone en un lugar. Pero la comedia es imparable, es consustancial a la vida.

 

- ¿Cómo logras encontrar el lado cómico de la vida y cómo es tu día a día?
Yo he sido una gran llorona, hipersensible, que lloraba por todo, me dolía todo mucho, y a la vez me reía, ¡podía llorar y reír a la vez! Una auténtica ‘drama queen’, pensaba que nunca podría evolucionar, pero conocerme y quitarme victimismos y chorradas de esas ha sido la clave. Yo me he dado la vuelta como un calcetín. Como dice mi amiga Valeria Ros, menos cursos y más psicólogos… ¡que tenemos el ‘power’ dentro, coño!

 

- El humor para ti es…
Mi medio de vida. Un sello, a veces hasta involuntariamente. Y siempre un gran misterio porque creo que no se enseña. No creo en los cursos de comedia, creo en sacar la comedia de cada uno, específica, la que te mueve; creo en la formación autodidacta, en leer, ver y rodearte de comedia. Creo también en el poder de contar tus miserias, en exponerte, en lo íntimo, lo pudoroso.

 

- El teatro y la cultura hoy son…

Conceptos muy grandes. Tan grandes que el teatro es de las pocas cosas que no puedes meter ni ver en tu teléfono móvil. De hecho debes apagarlo cuando vas.

 

- La improvisación teatral es…
En general un deleite y algo vivo siempre. En particular, descubrirla ha cambiado mi vida profesional y personal. Es una herramienta para el escenario y la vida, porque estamos siempre en el vacío. Me han hecho ser valiente. Para mí, mi compañía Improclan me ha cambiado la manera de estar en el escenario; y en la vida. Son mis amigos, los quiero y me hacen reír siempre. En Improclan el luto dura un minuto, vivimos con el choteo por bandera.

 

- ¿Qué y quiénes te hacen reír? Nombres propios e impropios. 
Juan Vinuesa es la persona que más me hace reír del mundo. Por necesidad, no puedo dejar de fijarme en las mujeres cómicas: desde la Sardá a Eva Hache, Ana Morgade, Patricia Sornosa, Lena Dunham… No sólo mujeres: a nivel patrio, Ignatius, Faemino y Cansado, Ilustres Ignorantes… Internacionales: Louis CK, las argentinas Malena Pichot & Charo López, Caitlin Moran, Ali Wong, Ellen Degeneres, Amy Schummer, Iliza… Desde que tenemos Netflix… (Risas.)

 

- ¿Y dónde podemos verte dándolo todo cómicamente?
Con mi show Para ser mujer eres bastante graciosa actúo por locales de toda España, aunque estoy ya mirando teatros para establecerme en Madrid.

 

- Una cuestión clásica en este mundo… ¿Es difícil ser cómica en la actualidad? ¡Reivindiquemos de nuevo la paridad del ‘stand up comedy’!
¡Somos pocas! Es una pescadilla que se muerde la cola. (Virginia Riezu dibuja un círculo vicioso.) A ver… Hay pocas cómicas. Tengo miedo… Porque es muy complicado (para todos). Es machista el circuito (y la vida). No lo hago. Hay pocas cómicas… y vuelta a empezar. (Cierra el círculo).

 

- ¿Cómo fue tu primera vez… en escena?
Como actriz en una obra del grupo de teatro universitario de Pamplona; recuerdo salir a escena y que me deslumbraran los focos en la cara. Y sentirme una puta estrella. Y ni siquiera hablaba. Como monologuista, en un certamen también universitario que gané y con el que fui al Club de la Comedia. Recuerdo no tenerlo escrito, haberlo cambiado todo a última hora porque me vino la inspiración -¡trabajo bien bajo presión, Jorge!- y tomarme un par de chupitos antes de salir porque estaba cagada.

 

- Te vimos también radiante en los Premios Godoff. ¡Enhorabuena de nuevo! ¿Qué claves nos darías para hacer un buen ‘show’?
¡Muchas gracias! Bueno… Conozco bien el sector ‘low cost’ del teatro y tenía muchas ganas de reírme de nuestras penurias… (Risas. Y no, no nos da ninguna clave, pero sugerimos ver cómo conduce una gala para aprender observando a esta gran artista).

 

- Un momento inolvidable de tu vida fuera de los escenarios, aunque posiblemente esté relacionado con el gremio del humor, intuyo...
Pues yo era una chica exenta de gimnasia que llevaba un corsé ortopédico, con 15 años, imagínate, en plena adolescencia… Era Robocop. Uno de los primeros días que iba en el autobús, dio un frenazo y yo me caí, pero en bloque, como una cucaracha boca arriba y no podía levantarme porque era toda “de una pieza”. Veía todo cabezas mirándome desde arriba, y me dio por reír.

 

- ¿Y alguna historieta de esas inconfesables hasta que hemos llegado los de Godot?

Las noches de comedia dan para muchas batallas de toda índole y condición… Estuve  durante un tiempo yendo a una sala de fiestas de La Latina a hacer 15 minutos de monólogo a la 1:30 de la madrugada, los martes… Casi nunca había nadie, uno o dos borrachos eran mi público. Y un día entraron 30 personas, ¡un subidón! ¡Una cena de empresa de guiris! Empecé a actuar y no entendían nada y comenzaron a gritar “¡Music, music!” y yo no sabía qué hacer. No podía hacer el monólogo en inglés, así que me despedí, me bajé del escenario… y lloré. (Risas.) Pon la etiqueta #drama. (Más risas).

 

- Tu mejor broma…

¡Ya soy puntual!

 

- Un teatro o lugar para reír a carcajadas. De Madrid o del mundo entero.
El Alfil. Es el primer teatro al que fui con mis compañeros de la escuela de Bululú, a ver Sexpeare.

 

- Una película, libro y/o canción para sentirnos bien en épocas rarunas.
Película: Atrapado en el tiempo. Libro: Cómo ser mujer, de Caitlin Moran. Se lo recomiendo a todos y todas, una visión de la vida muy cómica y poderosa, una revelación en Reino Unido. Y canción: Insurrección, de Manolo García. O cualquiera de Amy Winehouse.

 

- Un viaje inspirador para gente molona, como todos nosotros…
Soy un poco fraude como viajera, me quedan muchos viajes por hacer, pero Londres me encantó por todo su movimiento cultural, Formentera para curarte de un mal de amor y Málaga es mi lugar para jubilarme.

 

- Un sueño de futuro, acaso un sueño cómico.
Sacar las tostadas del tostador sin quemarme. Y tener una serie propia al estilo Roseanne, Aída, Amy Schummer o Lena Dunham… ¡Por pedir!

 

- Dónde localizarte, cómo y por qué ir a verte a ti con todo lo que hay por ahí suelto, junto y revuelto...
Los viernes en el Teatro Alfil con ¡Improvisa, tío!. Son ‘impros’, cachondeo y algún desnudo. Y, próximamente, en un teatro de Madrid con mi show de monólogo Para ser mujer eres bastante graciosa. Estoy dándole vueltas a dónde y cómo.

 

- Y siempre cerramos con un mensaje a los lectores de Godot y teatreros del mundo, ávidos de cultura, risas, sexo (seguro que también) y espectáculos.
Apunta asta frase de Ana María Matute: “El mundo hay que fabricárselo uno mismo, hay que crear peldaños que te suban, que te saquen del pozo. Hay que inventar la vida, porque acaba siendo verdad”.

 

(Palabras que nos deja Virginia Riezu, imparable como la comedia. Sí, y como la vida. ¡Muchísimas gracias! Seguidla en @VirginiaRiezu…)



Añade tu comentario

Enviar comentario

Comentarios Hay 0 comentarios para esta entrevista