Ciudad

Teatro y Danza / Dance & Theatre

Teatro y Danza / Dance & Theatre
otro teatro en

Entrevista

De risas con... Susi Caramelo

“A mí lo que más gracia me hace es la parte más miserable de las personas”

 

Por Jorge G. Palomo

 

No desvelemos aún de dónde viene su nombre artístico. Lo cuenta ella misma, Susi Caramelo, una mujer de Barcelona que llegó a Madrid con la maleta cargada de humor, atrevimiento e irreverencia. Actúa en diferentes locales, en algunos 'Open Mic' y ha grabado ya su primer monólogo para Comedy Central, sin duda, otro paso muy importante en su carrera. Cuando nos conocimos en un sarao de cómicos por el centro de Madrid, me llamó la atención su entusiasmo por el trabajo y su puesta en escena. No se amilana nunca ante los retos y, en ocasiones, el caramelo que nos da contiene cierto veneno. Porque sí, a nuestra invitada le gusta reírse de las miserias que todos tenemos. De ahí también nace la mejor comedia. ¡Gracias y bienvenida a Godot!

 

 

- ¿Quién es Susi Caramelo y por qué un nombre tan dulce para alguien con un humor sin límites?
Susi Caramelo es la versión más ‘hardcore’ y ruin de mí misma, Susana Cabero. Cuando empecé a vivir en Madrid, hace más de 8 años, Luis, un antiguo amigo del grupo con el que salía entonces me bautizó así una noche ¡y a mí me encantó! Comprobé que el nombre tuvo muy buena acogida porque, de un día para otro, todos me llamaban Caramelo. Así que, cuando tuve que elegir mi nombre artístico, lo tuve claro porque ya hacía un par de años que todo mi círculo me llamaba así. Realmente, yo no elegí el nombre. El nombre me eligió a mí.

 

- ¿Cómo logras encontrar el lado cómico de la vida y cómo es tu día a día?
A mí lo que más gracia me hace en el mundo es la parte más miserable de las personas. Todos tenemos esa parte miserable que abarca pensamientos impuros y vergonzosos. A mí me gusta potenciar eso.

 

- ¿Vivimos buenos tiempos para el humor o nos envuelve la corrección?
Imagino que cada cómico se pone los límites que quiere ponerse. A mí personalmente me gusta el humor negro, pero sí es cierto que, si te pasas, corres el riesgo de que ciertos colectivos puedan ofenderse. Allá cada uno con las consecuencias que esté dispuesto a asumir. De todas maneras, es comedia: no hay que tomarse las cosas tan en serio. Claro que tiene que haber límites y que hay cosas con las que jamás bromearía, pero he visto casos de compañeros a los que han insultado por hacer chistes que no me parecían tan graves. Sin embargo, la reacción de estos “ofendidos” sí que era preocupante.

 

- El humor para ti es…
La mejor medicina natural.

 

- El teatro y la cultura hoy son…
La cultura es la base de la vida. El teatro es cultura, así que también.

 

- ¿Qué y quiénes te hacen reír? Nombres propios e impropios. 
Las personas que más me hacen reír no se dedican a la comedia, aunque podrían hacerlo perfectamente y son 3 mujeres: mi madre, mi abuela y mi mejor amiga, Anabel. Mi madre es la mujer más graciosa del mundo, pero ella no lo sabe. Mi abuela es una abuela totalmente atípica: tiene 80 y pico años, sigue bebiendo alcohol y fumando como un carretero y se pasa el día cagándose en la madre que parió a todo el mundo; y luego está mi mejor amiga, que no tiene ningún filtro a la hora de expresarse, es auténtica.

 

- ¿Y dónde podemos verte dándole al pico con tu verborrea cómica?
El mejor lugar para verme próximamente es en el canal de Comedy Central el 5 de febrero a las 21h15 donde me estreno con mi primer monólogo: Pija Low Cost. En realidad se estrena el último monólogo de Andreu Casanova, otro cómico catalán, y yo voy después de él. Pero así matamos dos pájaros de un tiro y le hacemos publi a Andreu, que mola mucho. (Nota del autor: ¡Seguidla ya en las redes sociales!).

 

- ¿Es difícil ser cómica en la actualidad? Hay cientos de monologuistas y creadoras providenciales. ¡Reivindiquemos la paridad del ‘stand up comedy’!
Me parece que es tan difícil ser cómica como cómico. La profesión de cómico es muy difícil. Hay que invertir muchas horas y mucha moral. Hay días en los que la actuación te sale cojonuda y te vienes arriba y otros en los que te comes una mierda y te vas con la moral por los suelos a tu casa. Es duro, pero yo no me paro a pensar si es más duro para mí por ser mujer. Creo que puedo ser tan buena como un hombre o incluso mejor. Puede sonar vanidoso, pero he visto a cómicas que le pegan 20.000 patadas a otros cómicos varones igual que he visto a cómicos que le pegan 20.000 patadas a otras cómicas. No creo que tenga que ver con el género. Sé que hay lugares que se niegan a programar a mujeres porque piensan que no somos graciosas, pero me parece que es consecuencia de una mente retrógrada. Eso no es cierto. Lo que pasa es que en proporción somos muchas menos mujeres las que nos dedicamos a esto,  pero eso no quiere decir que las que lo hacemos seamos menos graciosas que los hombres.

 

- (Tras aplaudir lo anterior.) ¿Cómo recuerdas tu primera vez… en escena?
La primera vez que salí a actuar fue porque un compañero del instituto llamado Alberto Vega me convenció. Yo por entonces ya había hecho mis pinitos en la interpretación, a él le hacía mucha gracia y me propuso hacer un monólogo a medias, como si fuésemos pareja. Le dije que sí porque nunca antes se me había ocurrido hacerlo y me pareció divertido. Mi primera aparición fue bajando unas escaleras altísimas en plan Norma Duval e iba hablando con el micro mientras las bajaba. Después de aquello la gente me dijo: ¡hazlo tú sola! Y, como me gustó tanto y me lo pasé tan bien, continué. Aunque no fue hasta muchos años después cuando me lo empecé a tomar realmente en serio. Mi madre siempre dice que aquella fue mi mejor actuación.

 

- Has grabado con Comedy Central después de patearte bares y locales de toda España con grandes cómicos. ¿Qué claves nos darías para hacer un buen ‘show’?
Salir a disfrutar. El miedo se huele.

 

- Un momento inolvidable de tu vida fuera de los escenarios, aunque tal vez tenga también que ver con el humor... Lo que quieras contar, por supuesto, será manipulado y puede que juegue en tu contra.
Una vez coincidí en ‘outfit’ con un mono... Cuando tenía 8 años fui al circo con el cole y uno de los monos llevaba el mismo chándal que yo. Lo pasé fatal. Me acordaré toda la vida. Del mono y del chándal.

 

- ¿Y alguna anécdota de esas inconfesables hasta que hemos llegado los de Godot

Las noches de comedia dan para muchas batallas de toda índole y condición… Tú lo has dicho, dan para muchas batallas… Pero, si quieres vivirlas de cerca, pásate un lunes noche por el Open Mic que se hace los lunes en el Hebe de Vallecas. Sobre todo, las noches de luna llena. O eso dicen…

 

- Tu mejor broma…
Hubo una temporada en la que trabajé de camarera en un restaurante llamado Samsara en el barrio de Gràcia, en Barcelona. Era muy guay porque podía sentarme con los clientes mientras les tomaba nota y vacilarles. Mis jefes me dejaban. Mis compañeras eran tímidas y les daba palo atender a mesas grandes de chicos, así que siempre iba yo. Me iba directa  a la mesa con las cartas y les decía: “Bueno chicos, ¿sabéis cómo funciona esto?”. Al preguntarlo de esa forma, se imaginaban que igual aquello funcionaba de alguna forma peculiar y todos me contestaban siempre dubitativamente: “Ehh… no…”. Entonces cogía y les decía: “Pues muy fácil, os miráis la carta y, cuando sepáis lo que queréis, ¡me dais un toque y vengo a tomaros nota!”. Y me iba. Se quedaban con una cara de gilipollas… Me hacía mucha gracia. Soy así de imbécil…


- Un teatro o lugar para reír a carcajadas. De Madrid o del mundo entero.
Sin duda, ¡las noches del Fotomatón Bar cuando actúa Luis Álvaro! Es muy diferente del resto de cómicos que se suelen ver. Es imperdonable perdérselo teniendo la oportunidad de ir si estás en Madrid. También los Open Mic del Madrid Comedy Club con Jorge Segura a la cabeza, por  donde pasan los mejores cómicos del país a probar textos. Se hace en varias salas de Madrid y varios días a la semana. Y lo que tampoco hay que perderse es el Open Mic de Ignatius Farray en el Picnic Bar de Malasaña, donde Ignatius deja actuar no sólo a cómicos profesionales, sino a todo aquel que quiera iniciarse en la comedia.



- Una película, libro y/o canción para sentirnos bien en épocas anodinas.
¿Puede ser una serie? Angry Boys, de Chris Lilley.

 

- Un viaje inspirador para gente sensacional, como todos nosotros…
No sé tú, Jorge, pero ¡yo me quiero ir al Caribe! (Risas).

 

- Un sueño de futuro, acaso un sueño cómico.
Sí, el sueño de mi vida es acariciar un mono. Aprovecho cualquier oportunidad para decirlo. Estoy segura de que tiene algo que ver con lo que me pasó de niña…

 

- Dónde localizarte, cómo y por qué ir a verte a ti con todo lo que hay por ahí suelto, junto y revuelto...
Suelo moverme mucho por los ‘opens’ de Madrid porque los cómicos necesitamos probar textos continuamente. Me podéis ver por las salas del Madrid Comedy Club (el Hebe de Vallecas los lunes,  el Intruso los martes, algún viernes o sábado en Agrado Cabaret); y también en el Fotomatón Bar cuando Luis Álvaro requiere de mis servicios porque me encanta ir con él a actuar y de fiesta. Y siempre voy anunciando todo lo que hago por las redes sociales. ¿Y por qué ir a verme a mí? ¡Porque ya me hacen entrevistas! (Risas.) ¡Algo tendré! Esta es la parte vergonzosa de la que os hablaba…

 

- Algo que me haya olvidado y te parezca una desfachatez que se me haya pasado y quieras decirlo públicamente aquí, sin filtros, sin cortapisas, sin ambages…
¡No me has preguntado cómo era el chándal! Me parece de vergüenza que hayas pasado por alto ese dato. (Ups… ¿Cómo era?) Era fucsia y de terciopelo, muy mono…

 

- Y sería un honor que nos dejases un mensaje a los lectores de Godot y teatreros del mundo, ávidos de cultura, risas y espectáculos. Y caramelos, claro.
Pues decirle a toda la gente de Godot que no dejen de apoyar la cultura y la comedia, que tan necesarias son en la vida. ¡Un saludo y un abrazo fuerte a todos!

 

(Palabras de una cómica que, según me dijo el mismísimo Luis Álvaro en La Sala de RNE, “es la revelación de la cartelera”. Olé. ¡Gracias y viva el humor!)



Añade tu comentario

Enviar comentario

Comentarios Hay 0 comentarios para esta entrevista